Alcalde Revilla ratifica convocatoria al diálogo con los choferes pero sospecha afanes ‘políticos’

El alcalde de La Paz Luis Revilla ratificó la tarde de este martes su convocatoria a un proceso de diálogo con la dirigencia del transporte ante su oposición a la denominada “Ruta Integradora” del servicio PumaKatari.  La autoridad local afirmó que no existen razones técnicas para oponerse a la nueva ruta y advierte “razones políticas”.

Por segundo día, sindicatos de choferes interrumpieron el paso de los buses municipales y se generaron enfrentamientos con vecinos que respaldan la iniciativa en el Macrodistrito Periférica. La alcaldía busca consolidar la séptima ruta del servicio edil, que vincula a 14 barrios en cinco distritos; comienza en la plaza Alonso de Mendoza, atraviesa toda la avenida Periférica, pasa por Chuquiaguillo, Villa Fátima, Miraflores y el centro de la ciudad.

“Todos los ataques están dirigidos al PumaKatari y al Gobierno Municipal de La Paz por eso sospechamos razones políticas de los choferes, su dirigencia y gente que tiene claramente militancia política”, afirmó Revilla en una conferencia de prensa en la que remarcó que los conductores no desplegaron acciones por el retrasos en la entrega de la autopista La Paz-El Alto, ni por la última línea del teleférico.

El alcalde detalló únicamente se ha identificado afectación a una línea del sindicato Virgen de Fátima y dijo que el encuentro servirá para pensar en una solución “específica”. Agregó que no se accederá al pedido de dividir la ruta ni suspender el servicio.

“Esperemos que acudan al diálogo y esperemos que mañana (miércoles) retomemos la agenda que tenemos prevista con ellos”, afirmó la autoridad y observó la “inacción” de la Policía Boliviana ante las medidas de presión que desplegaron los sindicatos del transporte en el Macrodistrito Periférica.

Según la autoridad edil, la ruta del PumaKatari no se sobrepone en más de 20% a las actuales rutas de los sindicatos y la norma prohíbe afectaciones del 60%. Acotó que actualmente hay siete rutas del servicio municipal contra más de 500 de los sindicatos.

Fuente: La Razón