Bedregal: Ley cierra espacios de participación política al ciudadano y no resuelve problemas del sistema de partidos

El Coordinador de Soberanía y Libertad para Bolivia (SOL.bo), José Luis Bedregal, enfatizó que la Ley de Organizaciones Políticas restringe y cierra espacios a los ciudadanos para que participen de manera democrática en política, no resuelve los problemas que el sistema de partidos confronta y facilita la estrategia política del partido en función de gobierno.

“La ley de Organizaciones Políticas no atiende los problemas pendientes en el sistema de partidos, como el transfugio, la falta de transparencia y de confianza en el Padrón Electoral, lo inequitativo en la administración de recursos entre los diferentes partidos, la participación ciudadana en los escenarios de decisión política y la democratización interna”, manifestó.

Bedregal acotó que la norma tratada en la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) está orientada a facilitar la estrategia política del Movimiento Al Socialismo (MAS) e intenta darle una imagen de legitimización a la resolución del Tribunal Constitucional Plurinacional de habilitar de manera inconstitucional e ilegal al actual binomio gobernante, en contraposición a lo que señala la Constitución Política del Estado (CPE) y refrendada por los resultados del voto del pueblo el 21 de febrero de 2016.

Ese es el escenario al que está llevando la ALP que, por supuesto, es operado por mandato del Poder Ejecutivo. Sin embargo, pone contra la pared al Órgano Electoral porque va a tener que definir si los candidatos a primarias por el oficialismo son legales constitucionalmente y si cumplen con los requisitos, lo cual contradice el Artículo 168 de la CPE que dice que únicamente es posible una reelección y que fue ratificado en el referéndum del 21F, que es de naturaleza vinculante y de cumplimiento obligatorio. “De esta manera se pone en duda la idoneidad del árbitro y de los procesos electorales en sí”, acotó el dirigente político.

Bedregal agregó que se ha podido constatar que en el país existen iniciativas de agrupaciones ciudadanas, principalmente en municipios, que han trabajado para conformar organizaciones más amplias, geográficamente hablando, departamentales, nacionales.

Agregó que con la nueva Ley se cierra las puertas de participación a una gran cantidad de ciudadanos, además de las plataformas que han tenido un rol activo en todo este proceso, quedando fuera de la posibilidad de elegir candidatos, de poder presentarse a las elecciones o de ser elegidos si es que no se inscribieran en un partido político.

“Por eso, deberíamos incentivar la participación de los ciudadanos en el quehacer político y lo que está haciendo esta norma, en el afán de cumplir con una estrategia de un solo partido, es marginar a la ciudadanía”, señaló.

Es importante para la democracia boliviana que ciudadanos que no son militantes no puedan ser obligados a inscribirse para tratar de postular a un cargo público, “la gran mayoría del pueblo boliviano no va a poder participar en las primarias para elegir a los candidatos de los distintos frentes. Es una ley que restringe la participación del ciudadano que no es militante de un partido. El Órgano Electoral y la Asamblea Legislativa deberían entender esta realidad”, finalizó.