Revilla anticipa que SOL.bo apuesta a un desafío incluso más allá del 2019

A pocas horas de que se abra el 2018. Habida cuenta que será un año inminentemente político y de preparación para las elecciones de 2019, Luis Revilla Herrero, jefe de la agrupación Soberanía y Libertad  (Sol.Bo.), describe lo que se viene para su organización política que por ahora solo goza de una personería jurídica departamental asentada en La Paz.

En un contexto, donde el Movimiento Al Socialismo, MAS, tiene por hecho a Evo Morales como candidato en busca a la repostulación el 2019, Revilla anticipa que Sol.Bo. apuesta a un desafío incluso más allá del 2019.

P. ¿Qué se viene para Sol.Bo. el 2018?
L.R.: El desafío se inicia con el diseño de una organización que asuma el reto de ser distinta, de abandonar de inicio las prácticas y defectos que confunden y envilecen la acción política. Para ello, una de las tareas fundamentales es constituirse formalmente en un partido de alcance nacional. Por esta razón Soberanía y Libertad – Sol.Bo, ya cuenta con militantes y simpatizantes en los nueve departamentos y ha iniciado el proceso de recolección de más de 120 mil firmas que permitan cumplir con el requisito que demanda la Ley de Partidos Políticos. Una vez obtenida nuestra personería a nivel nacional, elegiremos de manera democrática a nuestra dirigencia en todos los departamentos.

P. Este año estuvieron visitando el país, ¿qué les ha dicho la gente?
L.R.:    Nos han impresionado las distintas carencias y necesidades que tiene la gente. No tienen buenas condiciones de infraestructura en hospitales ni escuelas, por ejemplo,  pero si tienen una cancha de césped sintético o un polifuncional que la mayor parte del tiempo se encuentran cerrados. En ese diálogo con la gente nos han pedido que seamos protagonistas en la política nacional para implementar gestiones exitosas, utilizando los recursos públicos de manera responsable, cero tolerancia a la corrupción.

P. ¿Hay esperanzas en la gente?
L.R.:  Los bolivianos y las bolivianas ven con muy buenos ojos la posibilidad de un cambio generacional en la política que pueda eliminar toda mala práctica del pasado y de este presente que tiene que ver con la corrupción, el clientelismo, la prebenda y el surgimiento de nuevos grupos de poder con antivalores.

P. ¿Para el 2019, Sol.Bo podría ser esa esperada opción política?
L.R.: Es el pueblo boliviano quien decidirá el rol que Sol.Bo ha de jugar en la historia. Pero queda claro que consecuente con la responsabilidad que caracteriza su accionar político, nuestra organización ha de contribuir decididamente a brindarle al país una alternativa caracterizada por la presencia de caras nuevas ciudadanas, que han decidido incorporarse a la vida política, aportando nuevas ideas y comportamientos que permitan un cambio en la forma de hacer las cosas.

P. ¿Aliados o solos?
L.R.:    De ninguna manera, la prioridad es ocupar el lugar de un caudillo egocéntrico. Lo que pretendemos es aportar en la construcción de un instrumento democrático, popular y progresista para al menos los próximos 50 años, permitiendo la sana alternancia en el ejercicio del poder. Para ello se harán todas las alianzas necesarias con distintos actores y sectores de la comunidad, tanto en las ciudades como en las áreas rurales, teniendo como parámetro esencial la coincidencia en los principios básicos de la ética política y la visión de país que le ofreceremos a nuestro pueblo.

P. ¿Será posible un bloque alternativo al MAS de Evo Morales?
L.R.:   El pueblo quiere que se trabaje en la construcción de una alternativa victoriosa, en esa tarea está Soberanía y Libertad. Ya se verá quiénes son los actores que deben participar de ese instrumento que, sin duda, en lo posible, debe reunir a lo mejor de la sociedad boliviana.

P. ¿Ve posible derrotar el 2019 a Evo en el terreno político?
L.R.:    Es absolutamente posible que el MAS sea nuevamente derrotado en las urnas, sea quien sea el candidato, en la medida que se le presente al pueblo una opción que garantice una gestión más eficiente de los recursos públicos y la atención oportuna de las demandas de los bolivianos en todas las regiones. El actual régimen está en declive y su peor debilidad es la pérdida de credibilidad y confianza. Debemos unirnos en torno a un proyecto que busque una renovación en la política, teniendo la certeza de que es posible hacer bien las cosas.

11 Años
De presencia de Evo Morales en el poder, surgen voces de cambio.

2019 Año
Se llevará adelante las terceras elecciones presidenciales del Estado Plurinacional.