Filtración de audio destapa nuevo caso de corrupción en la Policía

La filtración de un audio destapó un nuevo caso de corrupción en la Policía. Ahora, dos oficiales están bajo sospecha de delitos de narcotráfico y el ministro de Gobierno, Carlos Romero, confirmó que este caso se investiga por las unidades correspondientes.

Por eso, la Policía investiga al coronel Gonzalo Felipe Medina Sánchez, director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Santa Cruz, y al capitán Fernando Moreira Morón. Ambos viajaron por separado a Panamá. El primero entre el 14 y 19 y el segundo entre el 2 y 7 del mes pasado. Este periplo es indagado por la Inspectoría General de la institución.

En tanto que los presuntos hechos vinculados con el narcotráfico están en proceso investigativo por la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN).

“Sobre si ese viaje habría servido para hacer contactos con posibles narcotraficantes, es una investigación que corresponde a la FELCN. El procedimiento del viaje si fue regular o no fue regular, es una investigación que se desarrolla a través de la Inspectoría”, informó el sábado en la noche en rueda de prensa el ministro de Gobierno, Carlos Romero Bonifaz. 

En uno de los documentos de Inteligencia filtrados al periódico Los Tiempos de Cochabamba sobre un posible delito de narcotráfico, se señala que el 28 de febrero, el informante Flaco manifestó que “existirá una reunión en los días siguientes en Panamá entre unas personas de nacionalidad boliviana, las mismas que se reunirían con gente relacionada al narcotráfico para la realización de un envío de cocaína por el aeropuerto Viru Viru, en una cantidad de 40 kilos y que estaría previsto dicho envío en la aerolínea BoA en marzo”.

La Razón llamó al coronel Medina, pero su teléfono celular estaba apagado, aunque fuentes policiales indicaron que el oficial señalado hará hoy una declaración.

En lo que va del año, unos 35 policías fueron llevados ante la Justicia Ordinaria tras ser acusados de actos de corrupción, violación y robos. El ministro Romero señaló que el general Rómulo Delgado tuvo que ser cambiado porque fue flexible ante estas irregularidades. El sábado la autoridad aseguró que el excomandante no está implicado en esos hechos.

“Quiero rechazar esto, de la manera más rotunda y categórica (…). Pero, lamento que un parte que recibió el Ministro de Gobierno, un parte investigativo, haya sido filtrado a la prensa”, remarcó.

De manera intempestiva hace una semana, el general Vladimir Calderón juró en reemplazo de Delgado. El jefe policial saliente estuvo en el cargo de comandante general desde el 24 de diciembre hasta el 8 de abril, recién pasado.

Entre los casos más relevantes de corrupción que afectan a la Policía están el del excomandante departamental de la Policía de Oruro Rommel Raña, encarcelado por instruir cobros a sus subalternos para destinos en la frontera para permitir el paso de contrabando. También hay policías acusados de vejar sexualmente a una ciudadana brasileña mientras estaba encarcelada en la prisión de Rurrenabaque, Beni. Otro hecho es el encarcelamiento de cinco agentes por el robo de un vehículo en la frontera con Chile.

La senadora opositora Carmen Eva Gonzales anunció ayer, a través de radio Erbol, que pedirá esta semana convocar al ministro Carlos Romero para que responda en la Cámara Alta por el audio filtrado relativo a casos de narcotráfico.

Petición. La legisladora de la oposición sostuvo que el abogado y exjuez cruceño Jaime Rivero Avilés, de cuyo domicilio se secuestraron armas, presentó denuncias ante el Ministerio Público para que investigue al coronel Medina por supuesto enriquecimiento ilícito.

Hasta el cierre de esta edición, La Razón intentó comunicarse con el ministro Romero para conocer qué acciones se realizarán para esclarecer este caso, pero su teléfono celular estaba apagado.

La Policía habilita una línea contra la corrupción

La Policía y el Ministerio de Gobierno habilitaron una línea de teléfono sin costo para recibir denuncias sobre irregularidades y corrupción al interior de la institución del orden.

Se trata de la línea gratuita 800-10-1819 que podrá recibir las denuncias de los ciudadanos, según se lee en un comunicado divulgado ayer. Además, el escrito señala otros procedimientos para enfrentar las irregularidades en la institución del orden.

 “Ante cualquier hecho de corrupción que hubieran sido cometidos por servidores públicos policiales, se debe presentar su denuncia ante el Ministerio Público o la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de manera inmediata”, señala el comunicado.

La determinación fue asumida en cumplimiento a la Constitución, el Código Penal, la Ley de Lucha Contra la Corrupción, Enriquecimiento Ilícito e Investigación de Fortunas y el Plan de Transparencia de la Policía Boliviana, según resalta la nota formal.

Fuente: LA RAZÓN