Órgano Electoral certifica que el piloto de Evo figura como militante del MAS

El caso es investigado por la Fuerza Aérea Boliviana, que alista un comunicado. El oficial está asignado al Grupo Aéreo Presidencial. Otros 50 militares son observados. Sargentos y suboficiales que protagonizaron protestas fueron dados de baja de forma inmediata.

Una certificación del Tribunal Supremo Electoral (TSE) establece que uno de los pilotos del presidente Evo Morales, el capitán Héctor Goytia Furuya, es militante del MAS, a pesar de que está prohibido por la Constitución Política del Estado. En la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) informaron de que el oficial está asignado al Grupo Aéreo Presidencial y el caso es de conocimiento del Comando General, que se espera que hoy dé un comunicado oficial.

“Ya es de conocimiento del Alto Mando, se están tomando las medidas respectivas y las tareas que deben corresponder a lo que se emite o lo que corresponde a este tema; de la misma forma es de conocimiento del comandante general de la Fuerza Aérea de otro tema similar y vamos a hacer llegar el comunicado”, informó ayer el director de Comunicación Social de la FAB, coronel Ramiro Fernández, cuando se consultó sobre el caso del capitán Goytia.

En la institución hubo una investigación interna y, después de revisar el sumario informativo, el comandante de la Brigada Aérea, coronel Alberto Saavedra Nogales, emitió un fallo en el que el oficial denunciado solo pasa a “disposición de la superioridad” y no menciona un retiro, como establece la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas (LOFA).

El inciso b del artículo 120 señala la prohibición para los efectivos de las FFAA de formar parte de los partidos políticos. Luego el art. 122 dice: “Los miembros de las Fuerzas Armadas del servicio activo, que realicen actividad política partidista, dentro y/o fuera de la institución pasarán a retiro obligatorio”. La certificación del TSE es de diciembre de 2018 y no se tomaron decisiones sobre este caso.

La denuncia

La superioridad de la Fuerza Aérea Boliviana conocía la denuncia desde marzo de este año. EL DEBER se contactó con el comandante general de la FAB, general Jorge Terceros, el 3 de junio luego de conocer la denuncia, y la autoridad derivó la entrevista al coronel Fernández, como responsable de Relaciones Públicas. El 4 de junio se envió un cuestionario sobre el caso y no se obtuvieron respuestas.

La investigación interna de la FAB confirma que Goytia es miembro del grupo de pilotos de la FAB que trasladan al presidente. “El capitán Héctor Goytia Furuya se encuentra destinado en el Grupo Aéreo Presidencial Bolivia, dependiente de la I Brigada Aérea, según orden general de destinos de la FAB, de la presente gestión, desempeñando las funciones de comandante de escuadrón aéreo 101 ala rotatoria, para el traslado del presidente, vicepresidente y el Poder Ejecutivo del Estado Plurinacional de Bolivia”, señala la primera conclusión de un auto final que pertenece a esa institución.

En la declaración que prestó el oficial ante los sumariantes, afirmó que no estaba arrepentido de inscribirse al partido porque gracias a esa decisión “su hermano y su familia tienen trabajo”, el noveno punto del documento.

Asimismo, el documento refiere que el militar procedió a registrarse de manera voluntaria y que hizo conocer que desde que son cadetes del Colegio Militar de Aviación (Colmilav) saben que no pueden ser parte de un partido político.

Discriminación

El caso difiere con el de los sargentos y suboficiales que en 2014 protagonizaron protestas para pedir igualdad, muchos de los cuales fueron acusados de ser activistas políticos de los partidos y se aplicó la LOFA sin derecho a reclamo.

El sargento Enrique Calderón denunció que su caso fue armado porque la FAB consultó al TSE si era candidato o activista de algún partido político. Eso ocurrió el 3 de septiembre de 2015; pero la respuesta del Órgano Electoral fue recibida el 2 de septiembre, es decir, un día antes de que se hiciera la consulta, el TSE ya había emitido la certificación de que el denunciado era candidato de UD. El documento está firmado por Fernando Arteaga, entonces secretario de cámara del Órgano Electoral.

En agosto de 2018, el mismo TSE emitió otra certificación en la que hace conocer que el sargento Calderón “no adquirió la condición de candidato a diputado plurinominal”, por lo tanto, rectifica dos certificaciones previas que ocasionaron todos los problemas del sargento.

Merced a ese certificado, Calderón no recibió salarios, fue dado de baja y cambiado de destino tres veces en un año.

Fuente: EL DEBER