Reportan otro robo de Bs 1,3 millones al Banco Unión

La entidad financiera señala que el monto sustraído fue recuperado en su totalidad en 2016 y que los procesos contra los involucrados se encuentran en la justicia.

Dos funcionarios de la empresa encargada del mantenimiento de cajeros automáticos del Banco Unión en Sucre fueron acusados de sustraer al menos  1,3 millones de bolivianos entre agosto de 2015 y marzo de 2016.

 La entidad financiera afirma que se recuperó la totalidad del monto sustraído y que el proceso contra los involucrados está en la justicia ordinaria.

Según el Correo del Sur, el robo fue reportado siete meses después del escandaloso caso Pari, en septiembre de 2017, y el proceso  judicial se habría activado   recién en 2018.

 Los acusados identificados como Luis T. S. y Beymar E. R., admitieron su responsabilidad por las  sustracciones,  devolvieron  285 mil bolivianos y pidieron disculpas por medio de  una carta.

“Parte de la sustracción fue devuelta por los involucrados y la otra parte fue restituida por la empresa responsable de dichos funcionarios, por lo que el monto total fue recuperado el año 2016” señala el Banco Unión en un comunicado.

Según  Correo del Sur, la denuncia señala que los registros de los cajeros automáticos del Mercado Campesino, del Mercado Negro y El Guereo no cuadraban y que las diferencias ascendían hasta  15.000 bolivianos. 

El Ministerio Público abrió un proceso penal por los delitos de robo agravado y manipulación informática contra Luis T. S., quien no se presentó a declarar y del cual se presume se dio a la fuga.

El otro acusado, Beymar E. R. indicó que él, además, devolvió 435 mil bolivianos e indicó que la intención de la empresa encargada del mantenimiento y del banco estatal era llegar a una conciliación. 

Una cámara de seguridad registró que los implicados se aseguraban dentro del recinto, colocaban un teclado delante del equipo para ingresar al software y extraían el dinero dispensado por la boquilla del cajero automático, después, desconectaban el teclado, cerraban la puerta del ambiente interno y abandonaban las instalaciones del cajero automático.

Beymar E. R. señala  en su declaración informativa que antes que sucedan los hechos reportaron a la empresa donde trabajaban, los cajeros automáticos ya presentaban fallas, pero que no se hizo nada para solucionar el problema. 

“Solamente podíamos sacar la cantidad de 15.000 bolivianos porque la falla así lo reflejaba, si hubiera sacado otro monto el error sería diferente”, indicó el acusado en su declaración.

Asimismo, precisa que junto a su compañero manipularon el sistema 32 veces. 

Fuente: PÁGINA SIETE