Una vida de derroche, en un país pobre: palacios lujosos, hospitales sin médicos ni medicamentos

El gobierno del MAS con la famosa “selfie” de despedida del Palacio Quemado, para disponerse a habitar el nuevo y lujoso Palacio busca cerrar una etapa para comenzar otra en el imaginario colectivo, es decir, abandonar la historia Republicana para entrar en una nueva Bolivia con Evo, manifestó el coordinador nacional de SOL.bo, José Luis Bedregal.

.”La vida de derroche en un país pobre se traduce tanto en esas obras faraónicas, como en el comportamiento de la vida cotidiana, porque ya estas aberraciones de tener, no solamente el presidente transportandosé en helicóptero en la propia La Paz como si le tuviera miedo a la calle y a sus ministros con comitivas de vagonetas, motocicletas como si estuvieran en una zona de guerra”, manifestó Bedregal.

En la actualidad el Estado tiene 3 aviones privados, varios helicópteros y una infinidad de vehículos a disposición de las autoridades del gobierno central, cada movimiento de estos motorizados significan miles de miles de dólares, “mientras, por el otro lado tenemos la urgente necesidad de dotar de ítems para médicos y enfermeras en los hospitales, necesitamos medicamentos, necesitamos que los hospitales funcionen”, agregó Bedregal.

Durante su participación en el programa el “Café de la Mañana”, del Grupo Fides, Bedregal recordó que hace varios años atrás el presidente del Estado comprometió la construcción de 40 nuevos hospitales en el país. Relató, por ejemplo, su experiencia en Riberalta donde si bien existe una infraestructura hospitalaria no hay médicos, atención en especialidades ni insumos.

“No entendemos como quiere invertir en infraestructura, en hacer tremendos edificios, incluso hospitalarios, pero no destina ítems para los especialistas, no destina recursos para los médicos generales, para las enfermeras, para laboratoristas. Presidente, haga funcionar los hospitales que existen, porque sin equipamiento especializado, poco o nada se puede hacer”, expresó.