UPRE tiene más presupuesto que La Paz y otras 7 regiones

El presupuesto de la entidad que depende de Presidencia es de Bs 2.130 millones; en comparación, La Paz tiene sólo Bs 1.636 millones y Tarija Bs 1.644 millones.

Los recursos asignados a la Unidad de Proyectos Especiales (UPRE), dependiente del Ministerio de la Presidencia, llegan a los 2.139 millones de bolivianos en 2019, presupuesto  que supera a los montos asignados a cada una   de  las ocho gobernaciones del país, según datos del Presupuesto General del Estado (PGE) 2019.
 
Esta es la entidad  encargada de ejecutar  las obras y proyectos del  programa Bolivia cambia, Evo cumple.

Por ejemplo, el presupuesto de la Gobernación  de La Paz llega a 1.635 millones de bolivianos,  un  76,4% de los recursos asignados a la UPRE;  de Tarija a 1.644 millones de bolivianos  (ver gráfica). 

 Sólo Santa Cruz, que tiene  2.410 millones de bolivianos para este año, supera ligeramente el presupuesto de la unidad. 

En el caso de los municipios capitales de departamento, la figura es la misma, únicamente  la Alcaldía de Santa Cruz  (3.687 millones de bolivianos) recibirá más recursos que la UPRE en 2019.  La Paz y Cochabamba tienen menos.

El programa Evo cumple  contempla la inversión en proyectos de apoyo a la agricultura; apoyo a la cultura; infraestructura de educación; infraestructura de salud, infraestructura deportiva e infraestructura urbana. De estas partidas, la que recibirá el mayor presupuesto es  educación, luego están las canchas.

En enero del  año pasado, el presidente Evo Morales señaló, en un  discurso en conmemoración al Día del Estado Plurinacional, que desde 2007 hasta 2017 el programa había invertido en obras y proyectos la suma de 15.211 millones de bolivianos.

 Si a esto se agrega  los montos asignados a la entidad ejecutora en los PGE 2018 y PGE 2019, en 13 años la UPRE habrá administrado 20.355 millones de bolivianos.

Según el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS)   Víctor Borda  los recursos que administra la unidad son elevados porque esta dependencia  ejecuta los proyectos  que los municipios y gobernaciones no pueden.  “La UPRE  es la que ejecuta los proyectos sociales en los ámbitos municipal y departamental que estas dependencias por falta de presupuesto no pueden y eso, obviamente, tiene que ser respaldado por los recursos que le son asignados”, precisó.

Para Borda, la unidad se ha convertido en el brazo ejecutor de las obras del nivel central en los municipios y regiones.  De esta manera los gobiernos autónomos quedan libres para realizar obras de infraestructura en sus ámbitos territoriales.
 
Por su parte, el asesor general de la Gobernación de Santa Cruz, José Luis Parada, indicó que el problema es que a través de la entidad dependiente de la Presidencia se han ido centralizando recursos que deberían ser destinados a  las regiones. Pero al mismo tiempo  se les asigna   competencias nuevas.

 “El problema con la UPRE es que primero han ido centralizando  recursos para realizar obras que son de competencia municipal y departamental, al mismo tiempo que se han ido  recortando los  presupuestos  a las regiones y  se les ha cargado con nuevas  competencias, como por ejemplo el pago de los prediarios, seguridad ciudadana, entre otras”, argumentó Parada. 

 En su criterio, esa estrategia responde a un intento del Gobierno de debilitar las autonomías, quitándoles el poder de realizar inversión pública en su ámbito territorial.

“Esa es la política del Gobierno, la de debilitar las autonomías, quitando recursos y aumentando competencias, ellos hacen esto porque en las gobernaciones se impulsa  la renovación política. Ellos han minado las autonomías a través de programas como el Evo cumple, en vez de fortalecer a las regiones”, puntualizó.

El director del Servicio Departamental de Autonomías de La Paz, Fabián Yaksic, advirtió que  la concentración de recursos de la UPRE  hace que las autonomías tengan un protagonismo menor que el Estado.

“Hay una sobreposición de competencias y el Estado se encuentra sustituyendo a los gobiernos autónomos, compitiendo de manera deshonesta con los gobiernos autonómicos, eso implica una mirada centralista de la inversión pública”.

Para Yaksic, lo correcto sería que el presupuesto asignado a la UPRE sea derivado a las gobernaciones y municipios, y  que éstos los administren en el marco de sus competencias.

Hasta 2017 se invirtió más en canchas

Entre 2007 y 2017, el programa Bolivia cambia Evo cumple en 10 años  destinó 6.353 millones de  bolivianos al financiamiento de infraestructura deportiva, un 41,7% de la inversión total en ese período.

Esta cifra  es  mayor  a la destinada a  proyectos educativos, productivos, salud y de riego, en los que se erogó en total  5.963 millones de bolivianos.

Esta información fue revelada durante el mensaje presidencial del 22 de enero de 2018, en la cual se reveló que en el período 2007-2017 la iniciativa gubernamental gastó un total de  15.211 millones de bolivianos (2.182 millones de dólares) para ejecutar 8.622 proyectos.

De ese valor, 6.353 millones de bolivianos  se invirtieron en 1.763 canchas, coliseos y otros,  es decir un 41,7%.

Después se ubica el gasto en infraestructura educativa que alcanzó a 3.755 millones de bolivianos para  la construcción de 4.185 escuelas (24,6%) y los 1.527 millones de bolivianos que se ejecutaron en 465  obras  de salud (10%).

Es decir que el gasto en canchas de césped, polifuncionales, frontones y otros que se financian con este programa superan  a toda la inversión que se hizo,  por ejemplo, en  escuelas, postas sanitarias u obras de infraestructura vial, que en total suman 6.130 millones de bolivianos. 

En cantidad destacan  737 proyectos de infraestructura social (sedes sindicales).

Fuente: PAGINA SIETE