Ya van 35 renuncias y despidos en el TSE; 8 del área de informática

El Órgano Electoral, en un comunicado, aseguró que las dimisiones son por temas “estrictamente personales” y que no tienen nada que ver con la entidad.

 En seis meses, se registraron al menos 35   renuncias y destituciones en el   Tribunal Supremo Electoral (TSE).  Ocho profesionales que se fueron de la entidad  trabajaban en  el área de tecnología de la información.  
  
 El ente electoral comunicó ayer que las dimisiones se deben a  temas “estrictamente personales”  y   que no tienen nada que ver con la  entidad.

La primera salida de una autoridad jerárquica que se registró en el TSE  fue la  del vocal José Luis Exeni, quien el 1 de octubre de 2018 presentó su carta de renuncia por temas de salud. 

Similar decisión asumió, 22 días después, Katia Uriona,  entonces presidenta  del TSE. En su misiva, denunció que el TSE llegó “a una situación de estancamiento en la toma de decisiones referidas a temas fundamentales para el resguardo de la institucionalidad”.

En su lugar, el 30 de octubre,  fue posesionada, como nueva presidenta del TSE, María Eugenia Choque. Desde entonces se registró una “ola” de renuncias y destituciones.

Fue así que tres meses después,  Dunia Sandoval, quien se opuso a la habilitación del binomio Evo-Álvaro,  dimitió al cargo de vocal del TSE y en su carta de renuncia observó la conducción  del Órgano Electoral. 

Entre las salidas más relevantes están la de Roxana Ybarnegaray, quien fue directora del Servicio de Registro Cívico (Sereci) de Santa Cruz; y la de  Consuelo Grigoriú,  que se desempeñó como directora  nacional de Procesos Electorales  (más detalles en la  infografía). 

En la última semana,   Sergio Abasto Herrera, de la Dirección Nacional de Tecnologías e Información;  María Roxana Bustillos, de la Dirección Nacional Administrativa; y Gustavo Prieto,  dependiente de Almacenes del Sereci  renunciaron.  

Las dimisiones  se registran  a seis meses de los comicios presidenciales, programados  para el 20 de octubre próximo.    

No obstante, el TSE, en comunicado, señaló que “respeta las decisiones que tomaron de manera personal” quienes se alejaron del organismo y que en los próximos días se completarán las acefalías “con la promoción de funcionarios de la entidad”.

Para el diputado Gonzalo Barrientos,   las renuncias son una  muestra de que el TSE “está en crisis” y que los funcionarios “decidieron abandonar al evidenciar la manipulación que existe” en  el Órgano Electoral.

 “El TSE se ha convertido en un apéndice del régimen, una instancia que obedece a las órdenes de los más poderosos;  perdió total credibilidad del pueblo boliviano. Esto preocupa porque ya existe el antecedente de que no hacen respetar el voto del soberano”, manifestó.

   En el MAS aseguran que no hay crisis en el TSE y que el Ejecutivo respeta la independencia institucional. “Es un discurso más de la oposición para desacreditar las elecciones. Saben que perderán  y por eso realizan este tipo de acusaciones. Ellos no tienen ni programa”, afirmó el diputado Édgar Montaño.

Punto de vista
 Iván Guzmán de rojas  Exvocal electoral

 Es raro lo que está  pasando  en el Tribunal Electoral

   Se tendría  que saber las razones de cada uno de  por qué se alejaron del ente electoral.

 Pero como cualquier ciudadano que lee una noticia, de que en pocos meses se retiraron del Órgano Electoral más de 30 funcionarios, diría “algo raro pasa”. Crea una incertidumbre.

Durante mi gestión como vocal de la entonces Corte Nacional Electoral nunca se registraron este tipo de hechos; que yo recuerde no hubo este tipo de renuncias, menos  masivas. Alguna vez, una que otra persona tuvo que renunciar, pero por temas personales, como la salud, la familia. 

Es raro lo que está pasando  en el Tribunal Electoral, me da pena el Órgano Electoral por todo lo que está sucediendo.

Sería importante conocer por qué tantos funcionarios renunciaron. Se conocen  algunos argumentos, pero sería importante, insisto,  conocer las razones reales para dar una opinión más certera.

Ahora, 35 renuncias es un número que preocupa más aún cuando se dan  a pocos meses de las elecciones.

Ahora, también, se tiene que conocer qué es lo que está pasando dentro del Tribunal. Estoy muy poco informado de la situación del ente electoral, no tengo contactos con la gente, con los funcionarios para poder preguntar y conocer a ciencia cierta qué ocurre, lamentablemente.

Pero insisto: no es nada normal que en un corto tiempo renuncien 35 funcionarios. Este hecho puede generar muchas sospechas, pero sería aventurero decir, sin conocer lo que realmente está pasando.

Fuente: PÁGINA SIETE